4 de abril de 2009

El gato más caro del mundo

Esta es la historia de un lindo gatito, llamado Fénix, más conocido como el gato más caro del mundo...
Cierta tarde de primavera, recibimos la llamada SOS de una amiguita de mi hija Andrea. Habían dejado un gatito abandonado en el portal de su casa, y ante la negativa de sus padres a quedarse con él, pensó que su amiguita del alma, a quien tanto le gustaban los animales, no le diría que no. Aún no sé que me pasó aquel día por la cabeza (ya teníamos una perrita en casa), pero ante las súplicas de mis dos hijos y la mala cara de mi marido, obté por hacer una buena acción.
La cuestión es que trajeron al gatito envuelto en una toallita, y la sorpresa que nos llevamos es que aquello... no se parecía en nada a un lindo gatito.

Esquelético, sucio, los ojos hinchados por la pus, inerte..., teníamos que tocarle la barriguita para comprobar que respiraba...
¿Quién podía haber hecho una cosa así? ¿Quién puede abandonar una criatura porque esté enferma? Aquel gato no era un gato callejero, no había nacido ayer en un neumático de un solar abandonado; se preveía un gato hermoso, de un blanco radiante, de 2 meses aproximadamente, con unos hermosos padres, probablemente de raza, y con unos intensos ojos azules que tardaríamos días en descubrir.
Aquella noche la pasó en una cajita de cartón, rodeado de mantitas y con una esterilla eléctrica que le proporcionó calor durante toda la noche. No sabíamos si sobreviviría, pero al día siguiente mis hijos se levantaron ilusionados y temerosos, y pudieron comprobar que el gatito seguía vivo.
Lo llevamos al veterinario, y no puso muy buena cara. "Bueno, lo intentaremos"- dijo sin mucha certeza.
Suero, antibióticos, gotas para los ojos, gotas para los oídos, segunda visita..., no quiero ni acordarme a cuanto ascendió la factura, pero el caso es que el gatito poco a poco fue recuperándose, convirtiéndose en un precioso y lindo gatito.
Decidimos llamarle Fénix, como el Ave Fénix, que resurgió de sus cenizas.
Pero apenas unos meses después, cometió un error imperdonable. Una noche, mientras cosía lentejuelas en el sofá (me acordaré toda la vida), oí un grito estremecedor: era el Fénix.
Mi marido entró en casa, con la cara desencajada, y yo me asusté. Resulta que mientras metía el coche en el garaje, el gato cruzó y quedó atrapado entre una de las ruedas.
Menos mal que los niños dormían. Gracias a dios que no había sangre ni heridas, pero el gatito no se podía mover. De urgencias lo llevamos al hospital, estuvo una semana hospitalizado, y tuvieron que ponerle una prótesis porque tenía el fémur aplastado.
Y poco a poco fue recuperándose.
6 días más tarde, en una de las revisiones post-operatorias, le notaron un bultito en la barriguita. Después de hacerle una ecografía, vieron que le había salido una hernia, probablemente también a causa del accidente. Había que volver a operar.
Como tenían que volver a anestesiar, y concordaba con la edad, nos comentaron si queríamos aprovechar la intervención y castrarlo. O sea, que dos operaciones en una, pero las facturas separadas, claro.
En fin, no os miento si la factura total ascendió a 1.200 euros; entre visitas, hospitalización, radiografías, ecografías, antibióticos, intervenciones, hasta las latitas especiales de comida que le dieron para comer.
Pero tampoco os miento si os digo que, salvo el susto inicial, no nos ha dolido pagar esa cantidad por recuperar a nuestro gatito. El hospital hizo un buen trabajo, y hoy en día Fénix hace vida de un gatito normal y corriente.
Ahora ha cumplido 2 añitos, es un gato sano, hermoso, con unos preciosos ojos azules, y aunque siempre bromeamos con que ya se ha gastado varias de sus 7 vidas, esperamos que nos acompañe durante muchísimos años más.

16 comentarios :

  1. Una historia la verdad que conmovedora, y vosotros unas personas dignas de admirar y con un gran corazón.
    Ahora viendo la foto de tu gatito tan guapo y con esos ojazos tan hermosos, me alegro de que todo lo que nos has contado forme parte del pasado y podaís disfrutar de él.
    Ojála y como bien dices, que sea por muchisimos años.

    un beso preciosa :)

    ResponderEliminar
  2. Preciosa historia y afortunado gatito.

    Petonets.

    ResponderEliminar
  3. ooohhhh!!
    yo también tengo una gatito recogido de la calle. Y aunque no es el gato más caro del mundo, sí que es el más DESTRUCTIVO del mundo.
    Pero es tan guapooooo...

    ResponderEliminar
  4. AMIGA¡¡ ESTOY QUE NO PUEDO NI ARTICULAR LAS MANOS PARA ESCRIBIR¡¡ ME AS ECHO LLORAR¡¡ PERO QUE LINDA HISTORIA¡¡ME AS ECHO RECORDAR A MI LINDO GATITO DUQUE¡¡ ES QUE ERA IGUALITO AL TUYO, CON ESE PELO TAN BLANCO¡¡Y ESOS PEDAZOS DE OJOS AZULES¡¡ PERO? SE NOS FUE¡¡ TAN LINDO QUE ERA¡¡ AMIGA QUE BUENA LABOR HABEIS ECHO¡¡ QUE BUENAS PERSONAS SOIS¡¡ GENTE COMO USTEDES SON POCAS LAS QUE YA SE ENCUENTRAN¡¡ OS FELICITO¡¡QUE SUERTE A TENIDO FELIX DE ENCONTRAROS¡¡¡UN BESO LINDA¡¡ QUE TENGAS UNA BUENA SEMANA¡¡¡

    inmaclamir¡¡

    ResponderEliminar
  5. Hola Titaniii, QUE HISTORIA LA DE TU GATITO FENIX....ME HAN ENTRADO ESCALFRIOS!!! Y GANAS DE LLORAR!!
    MUY EMOCIONANTE!! FELICIDADES!!! POR LO QUE HICISTEIS!!!! Y UN ABRAZO A FENIX, ES PRECIOSO!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. me he emocionado muchisimo con tu historia,que penita me ha dado, pero ahora mirale que guapo luce, desde luego k ha merecido la pena.ahh y el nombre le viene al pelo!!!

    ResponderEliminar
  7. Es un gato muy hermoso y crecido con mucho, mucho, mucho amor... yo también he ido recogiendo gatitos abandonados y bueno, ahora solo me quedan 3, una sorda, otro cojo y con miedo a las alturas y la última la encontre en la basura, sí, en el mismisimo contenedor de la basura... Mi más sincera enhorabuena por ser como eres...
    Besos. Juana

    ResponderEliminar
  8. Hola Titaniii, he leido el comentario que has dejado en mi blog, te doy las gracias por haberlo leido y muchas más por que te haya gustado; en absoluto seguimos caminos diferentes, he leído tus 3 blogs y por supuesto tu perfil y...(es impresionante)
    verás, yo tambien tengo un gato recogido de la calle, bueno uno ahora, eran dos, un macho y una hembra, a la hembra la tuvimos que sacrificar el pasado Octubre a consecuencia de un tumor en la boca y el macho... bueno el macho contra todas predicciones (los felinos sienten absoluta empatía por sus familiares) sigue vivo y a puntito de cumplir su 17º cumpleaños. Eso por una parte, por la otra...

    Mi madre es gemóloga, yo, profesionalmente enfilo collares para joyerías, así que me fascina tu blog arca mineral; y sigo...

    A la hermana de mi madre "LE ENCANTA" todo lo que tenga relación con la danza del vientre y a su hija todo lo que tenga relación con lo oriental... ya ni te cuento!!! por lo tanto les paso tus blogs.

    Así que como vés, tenemos mas en común de lo que tu pensabas, me alegra que me hayas encontrado a mi, porque de ese modo te he encontrado yo a ti.

    Por cierto, preciosa la historia de tu gatito Fenix.

    Pd. Nos leemos ;)

    ResponderEliminar
  9. Si te apetece participar en la siguiente expo que haremos, pásate por mi blog y allí os explico todo todo... sería genial tener algunas de tus cositas!!!! Es por ellos....Muuaaa!!!! Y besotes a Fénix!!!

    ResponderEliminar
  10. Que decirte? que ha sido un acto de amor inmenso el mismo que le das a tus hijos. Y ese acto hacia una mascota te será siempre retribuido, por que quien ama a los animales no cabe la menor duda de que es un ser maravilloso.Gracias por ser como sos, es un placer conocer personas como tu.

    ResponderEliminar
  11. Hace un par de años, una oscura noche estando en nuestra casa del Pirineo Francés y ya en la cama, llamaron a la puerta, nos asomamos antes de abrir y no vimos a nadie, aunque nos pareció ver moverse una silueta entre los árboles, no nos hizo ninguna gracia. todo estaba desierto. Nos volvimos a meter en la cama y al poco otra vez el timbre, esta vez corrimos a la ventana y vimos a un chico que salía corriendo de nuestro jardín. Al oírnos dio una especie de graznido, yo la verdad es que empecé a tener miedo, el chico se alejo calle abajo y mi marido y yo nos quedamos sin saber que hacer. Voy a brir la puerta dijo mi marido, a mi no me gustó la idea pues pensé que podía haber alguién escondido. Pero mi marido abrió y cual no fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos en el suelo un diminuto gatito temblando y sin apenas moverse.
    Enseguida nos pusimos en marcha lo cogimos y lo entramos en casa, encendimos un calefactor y en una caja de zapatos en la que introdujimos unos suves paños de lana lo acomodamos, temblaba como una oja, tenía los ojos malitos, pero aun así era una monada, atigrado y sedoso. Intentamos darle leche, pan , no quería nada.
    Al final se quedó dormido. Lo dejamos en el garaje, yo pensé que a la mañana siguiente ya no viviría, cuando bajamos nos lo encontramos subido en uno de los lados de mi capazo de la compra donde tocaba un rayito de sol. Pesaba tan poco que ni siquiera había volcado el capazo. Le dimos sopitas de leche y esta vez si que se las tomó. Compramos suero en la farmacia con el que le lavamos los ojitos, y comida para gatitos cachorros. Y mientras tanto le buscabamos un hogar, fracaso total, pero no me alrgo más.
    Al final se lo quedó la abuela de un chico que tiene una tienda de animales. Le habíamos bautizado Bécassine, a la señora le gustó el nombre y dijo que se lo mantendría. Y esta es mi historía con la gatita.
    Me ha gustado mucho tu relato, y realmente Fenix tiene muchas vidas no se si siete, pero muchas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Menos mal que en el mundo hay gente con buen corazón, a mi me paso algo parecido solo que eran 4 gatitos tirados en un contenedor de basura, en una noche lluviosa y recien salidos de la madre.
    Me los lleve a casa y los cuide y alimente igual se tratara de su mama.

    En fin es una historia larga y maravillosa aunque con final triste, sobrevivieron todos y todos eran muy especiales.

    De nuevo lo digo, ojala estas cosas no sucedieran y hubiese gente más humana cuando a animales se tratan.

    saludos

    ResponderEliminar
  13. No sabes lo que te entiendo.... Yo tuve al mejor gato del mundo, era... era el mejor, al final de su vida yo tenia que llevarlo a la arena porque el solo no era capaz y lo hacia encantada. Parece una tontería, pero guardo sus cenizas. Nos dan tanto cariño desinteresadamente... (bueno, a cambio de comida, calor y mimos...)

    ResponderEliminar
  14. AIss con lo que me gustan a mi los animales por dios, cuando termine de arreglar la casa y me instale definitivamente lo primero que voy a ahacer es adoptar un perro, un gato, una cobaya, un conejo y un hamster... o quizás dos de cada... bueno, el caso es que es una historia maravillosa, esperemos que siga unos cuantos años a vuestro lado, y el dinero... bueno, el cariño de un animal no tiene precio, son los seres más maravillosos que existen, tenemos que amarlos!
    Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  15. Hola! Que historia tan conmovedora. Agradezco el relato por el lujo de detalles, realmente me ha hecho pensar en que sigo admirando mucho a las personas que ponen su hombro para adoptar a los animalitos, y que dan todo de sí por su bienestar y salud. En este caso felicito tu labor, y quiero decir que te admiro mucho! Los gatitos son mi perdición, y conocer lo que hiciste x el tuyo me ha llenado de satisfacción y confianza otra vez en este mundo. Pues me doy cuenta que sí hay gente buena todavía!! Tu eres una muestra de ello. FELICITACIONES y hermoso blog!! Te dejo un besito y bendiciones para tu vida (*x*) Maika

    ResponderEliminar
  16. Mientras fisgaba tus recetas, me he encontrado con esto, ¡¡y no he podido evitarlO!! ¡¡El gato es precioso!! E iba asustadísima mientras leía la historia, ¡¡cualquiera se esperaba lo peor!!
    Qué difícil tiene que haber sido soportar tantos sustos, pero ahora tenéis que estar contentísimos con esta preciosidad, cuyo nombre le viene que ni pintado!
    Un beso, que voy a seguir con los panes-maceta :P

    ResponderEliminar

Os pido un poco de paciencia.
Mi intención es visitaros a todos.
Muchas gracias por vuestros comentarios.